Photo
"Alejandro, no te sacás una foto con nosotros?"

"Alejandro, no te sacás una foto con nosotros?"

Photo
Can I borrow a feeling?

Can I borrow a feeling?

Photo
 Danza macabra del ghetto de los pibes.

 Danza macabra del ghetto de los pibes.

Photo
Only women bleed.

Only women bleed.

Tags: thesimpsons
Photo

(Source: espejado)

Photo
Photo
"Me gustaría que en el mundo haya paz y se pueda resolver todo con palabras" Cristián Álvarez.

"Me gustaría que en el mundo haya paz y se pueda resolver todo con palabras" Cristián Álvarez.

Photo
Ponerte saco fue el error más grande que cometiste.  Los cortos y la banda te sentaban bien, a los 37 años seguías corriendo como un pibe de 25, eras un León, supiste defender los colores, ser ovacionado en cada partido, respetado, amado como un ídolo por el hincha riverplatense.  Terminado aquel 26J, después de haber digerido todo lo que pasó, me di cuenta y reconocí que en ese equipo solo unos pocos (unos pares) habían merecido llevar la gloriosa banda, Matías Jesús fue uno. No sé que es lo que pretendía, lo que pasó por su cabeza.  Tal vez quiso ser el jugador que salvó a River del descenso, y al no lograrlo intentó convertirse en el Técnico que devolvió a River a Primera.  El descenso no fue su culpa, lo sufrió tanto como yo y como todos, como hincha.  Pero sí lo culpamos de tomar un equipo que por primera vez transitaba la Segunda División sin tener el curso de DT, porque con el amor que le tenemos a la Banda no hacemos nada, con ese criterio, yo o muchos otros podríamos ser DT.  Nadie duda de el amor que le tiene al club.  Los planteos y cambios ridículos, el no poner a los jugadores en su posición nata, no practicar pelota parada, no saber tirar un lateral y muchas otras cosas reprochables del juego fueron aquellas que lograron que este hombre que supo dejar todo por los colores le generase odio al hincha de River. ¿Por qué no dio el paso al costado aquel 23 de Junio?  Se hubiese ido entre laureles y agradecimiento de más de la mitad de la hinchada millonario.  Su mala conducción técnica se había visto opacada por el campeonato y ascenso conseguido.  Pero no.  Eligió seguir, quizás pensando que era un técnico formado y curtido y estaba preparado para tomar el verdadero desafío que es dirigir a River en Primera División.  Porque River no es un equipo cualquier, es aquel con 33 títulos por torneos locales.  Es decir, ser DT de River significa pelear el campeonato y nunca estar debajo del 5to puesto. 17 fechas.  5 triunfos; 4 derrotas; 8 empates.  23 puntos de 51, con la necesidad de conseguir al menos 30ptos para no volver a caer en Promoción.  No se ganó ningún Clásico.Lo que personalmente más me enfurece de las decisiones del Pelado, fue la traición y el haberse convertido en otro títere de Passarella.  A principios de Enero expresó el deseo para que Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez se quedasen en River luego de Junio y en caso de volver a Primera.  Pero 6 meses después y con el ascenso conseguido desvirtuó sus palabras diciendo que eran prescindibles, echándolos por televisión, a ellos.  Dos jugadores que habían rescindido contratos millonarios por amor a la roja y blanca.  Algo imperdonable.  River está por encima de los hombres y de los nombres; no me importa si es Almeyda, El Beto, El Enzo, no sé quién sea; si alguno buscase anteponerse al glorioso CARP va a ser difamado.Capaz no fue el modo, ni el lugar, ni la manera.  Y el odio que me generó por no saber parar un equipo en 55 fechas me nubla la vista. Pero yo quiero lo mejor para River, y esto fue que Almeyda se haya ido. Gracias Pelado por dejar el corazón en la cancha jugando.  Gracias Pelado, POR NADA, durante estas últimas 17 fechas.

Ponerte saco fue el error más grande que cometiste.  Los cortos y la banda te sentaban bien, a los 37 años seguías corriendo como un pibe de 25, eras un León, supiste defender los colores, ser ovacionado en cada partido, respetado, amado como un ídolo por el hincha riverplatense.  Terminado aquel 26J, después de haber digerido todo lo que pasó, me di cuenta y reconocí que en ese equipo solo unos pocos (unos pares) habían merecido llevar la gloriosa banda, Matías Jesús fue uno. 
No sé que es lo que pretendía, lo que pasó por su cabeza.  Tal vez quiso ser el jugador que salvó a River del descenso, y al no lograrlo intentó convertirse en el Técnico que devolvió a River a Primera.  El descenso no fue su culpa, lo sufrió tanto como yo y como todos, como hincha.  Pero sí lo culpamos de tomar un equipo que por primera vez transitaba la Segunda División sin tener el curso de DT, porque con el amor que le tenemos a la Banda no hacemos nada, con ese criterio, yo o muchos otros podríamos ser DT.  Nadie duda de el amor que le tiene al club.  Los planteos y cambios ridículos, el no poner a los jugadores en su posición nata, no practicar pelota parada, no saber tirar un lateral y muchas otras cosas reprochables del juego fueron aquellas que lograron que este hombre que supo dejar todo por los colores le generase odio al hincha de River. 
¿Por qué no dio el paso al costado aquel 23 de Junio?  Se hubiese ido entre laureles y agradecimiento de más de la mitad de la hinchada millonario.  Su mala conducción técnica se había visto opacada por el campeonato y ascenso conseguido.  Pero no.  Eligió seguir, quizás pensando que era un técnico formado y curtido y estaba preparado para tomar el verdadero desafío que es dirigir a River en Primera División.  Porque River no es un equipo cualquier, es aquel con 33 títulos por torneos locales.  Es decir, ser DT de River significa pelear el campeonato y nunca estar debajo del 5to puesto. 
17 fechas.  5 triunfos; 4 derrotas; 8 empates.  23 puntos de 51, con la necesidad de conseguir al menos 30ptos para no volver a caer en Promoción.  No se ganó ningún Clásico.
Lo que personalmente más me enfurece de las decisiones del Pelado, fue la traición y el haberse convertido en otro títere de Passarella.  A principios de Enero expresó el deseo para que Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez se quedasen en River luego de Junio y en caso de volver a Primera.  Pero 6 meses después y con el ascenso conseguido desvirtuó sus palabras diciendo que eran prescindibles, echándolos por televisión, a ellos.  Dos jugadores que habían rescindido contratos millonarios por amor a la roja y blanca.  Algo imperdonable.  River está por encima de los hombres y de los nombres; no me importa si es Almeyda, El Beto, El Enzo, no sé quién sea; si alguno buscase anteponerse al glorioso CARP va a ser difamado.
Capaz no fue el modo, ni el lugar, ni la manera.  Y el odio que me generó por no saber parar un equipo en 55 fechas me nubla la vista. Pero yo quiero lo mejor para River, y esto fue que Almeyda se haya ido. 

Gracias Pelado por dejar el corazón en la cancha jugando.  

Gracias Pelado, POR NADA, durante estas últimas 17 fechas.

Photo
♥
Photo